MADRE DE LOS HERENCIANOS...INMACULADA PARA SIEMPRE

HERMANDAD REFUNDADA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN - VENERADA PATRONA DE HERENCIA Y EXCELSA TITULAR DE LA PARROQUIA. MADRE DE LOS HERENCIANOS... 56 AÑOS OFICIALES SIENDO NUESTRA MADRE Y PATRONA

27 ene. 2014

ENTREVISTA A JESÚS FERNÁNDEZ-CABALLERO, HERMANO MAYOR DE "LOS MORAOS"

SE HACE HERMANDAD AL ANDAR
POR: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO
Machado estaba en lo cierto. Es de locos no contemplar el camino que un día hizo realidad aquel anhelado sueño, aquellos ratos eternos en los que los proyectos volaban sobre la imaginación aún irreal de una consumación que arrivaría tarde o temprano, aquellas meras promesas vanas que sin los ingredientes ineludibles del trabajo y la ilusión nada tienen que decir al mundo. Esa “senda que nunca se ha de volver a pisar” ha dejado rubricada –mirando al cielo y al suelo- lo que más de trescientas primaveras de historia “morá” jamás hubieran soñado. Jesús Fernández-Caballero algo tiene que aducir acerca de su culpabilidad ante tal proyecto…
Sin duda que ser Hermano Mayor no es sino la más bonita casualidad de una vocación bien consolidada, ¿cómo afrontaste el reto la primera vez que te viste capitaneando el barco “morao”?
Todo comenzó por casualidad e inesperadamente. Afronté el reto muchas dudas, pero al interpretar que era algo de arriba y al verme arropado por un equipo humano que me lo hizo más fácil, juntos echamos la vista al frente. Han sido unos años maravillosos.
La Hermandad de Jesús Nazareno ha experimentado un cambio sustancial a lo largo de los últimos años, y no hablo tan sólo del cambio físico sino del más importante: del espiritual y formacional, ¿te imaginabas una evolución así cuando tomaste parte en la Junta de Gobierno por vez primera?
Por supuesto que no. Desde el primer momento pensaba que el reto de cambiar el concepto de Hermandad que había entonces iba a ser lo más difícil del mundo…y de hecho lo es, pues es algo que cuesta sembrar algo que no se ve fácilmente ni enseguida. Afortunadamente hoy día estamos contentos porque ya hemos escrito el guión y toda la Hermandad comprende que esto también se llama Iglesia.
El sustento económico del que una Hermandad se nutre supone un esfuerzo considerable ya que el trabajo por parte de los hermanos es la única vía de mantenimiento posible, ¿de qué forma ves recompensada tan sacrificada actividad?
Sin duda que la mayor aportación que tenemos y de lo que nos financiamos no tiene otro nombre que trabajo. La aportación humana de todos los hermanos, que dedican parte de su tiempo a las actividades que la Hermandad organiza durante todo el curso, es la base de nuestro progreso. Sin duda que la mejor recompensa a ese sufrimiento es ver salir los pasos de “La Labradora” cada Semana Santa, cuando ves que todo sale según lo programado, cuando ves que se hace Hermandad…es lo que te hace no perder la ilusión en este proyecto.
El mayor orgullo del que “Los Moraos” pueden jactarse se llama solidaridad. Se trata de una de las Hermandades más volcadas en su Bolsa de Caridad y que más presupuesto y acciones concretas realizan en pro de conseguir una sociedad más justa, ¿crees que se ha llegado a la meta propuesta o queda camino por recorrer?
Una Hermandad se debe a la caridad y  ahí no hay metas que valgan: “Los Moraos” estarán eternamente obligados a no ponerle límites nunca, primero por propia moral y luego por sus Estatutos. Colaborar durante todo el año en acciones que promuevan la erradicación de las desigualdades sociales debería ser lo primero en lo que piense un Hermano Mayor. Una Hermandad que no practique la caridad no es una Hermandad, es una mera asociación. Creo que es este un concepto que debemos cambiar: que una Hermandad no practique la caridad es un hecho grave.
A lo largo de los últimos años también hemos podido descubrir que una Hermandad no es sólo una parte crucial de la vida de la Iglesia: también posee un potencial cultural que poco se está explotando. La Semana Cofrade de “Los Moraos” es vivo ejemplo de ese arsenal de cultura cofrade…
Nuestra Corporación la forman un colectivo de personas de todos los ámbitos que bajo una túnica tienen clara su fe. Pues bien, si además aprovechamos las inquietudes de esas personas y las exteriorizamos en actos culturales para aprender y mejorar como cofrades y como cristianos nos enriquecemos aún más. La Semana Cofrade se acerca a aspectos que durante todo el Año pasan desapercibidos para nosotros, incluida la formación, y eso es muy bueno.
¿Crees que las Hermandades y sobretodo su acción están infravaloradas dentro de la Iglesia?
Las Cofradías son un potencial de fervor popular que deberíamos reconducir entre todos. Comenzar pensando que una Hermandad sólo se resume en una Estación de Penitencia no es el camino…
Respecto a la Semana Santa herenciana hay muchas dudas e inconvenientes estructurales: su orden, la descomposición de algunas de sus Estaciones de Penitencia, la alteración de los horarios en algunas de las salidas,… ¿cuáles serían las principales transformaciones que crees necesita nuestra Semana Santa?
En primer lugar, veo necesaria la formación de las propias Juntas de Gobierno de las distintas hermandades, teniendo claro que la Semana Santa no es sino una representación bíblica y cronológica de la vida de Cristo y, sobre todo, teniendo muy en cuenta nuestra imaginería y costumbres. Desde este punto de vista, es necesario transformarla. Tengo totalmente claro que la Semana Santa de Herencia ganaría un montón si fuésemos valientes y afrontáramos cambios en las Estaciones de Penitencia, cambiando en muchos casos cantidad por calidad.
El Papa Francisco pide a los jóvenes de toda la Iglesia que sean auténticos “atletas de Cristo y jueguen en su equipo”, ¿qué le pide Jesús Fernández a los “Jóvenes Moraos” como pilar clave para el futuro de la propia Hermandad?
Les pido que sigan siendo “Atletas” de su Hermandad, que sigan entrenando como hasta ahora y que pronto, cuando asciendan al primer equipo, sean capaces de asegurar el futuro de su Cofradía en torno a la Fe a nuestros Titulares. Podrán con ello.
Imagino que algún momento habrá marcado especialmente tus años de trabajo en “Los Moraos”. Voy a pedirte dos recuerdos: uno antiguo, que recuerdes con especial anhelo en tu Hermandad y otro reciente, que haya marcado tu paso dentro de la misma.
El recuerdo antiguo que tengo grabado es cómo se educaba familiarmente para ser cofrade desde pequeños. Recuerdo especialmente a mi familia porque ha sido fundamental en la etapa que estoy viviendo. De recuerdos recientes, ¿qué te voy a contar?, los vividos todos estos años son más que suficientes, en cada procesión, en cada Besamanos, en cada oración con Ellos delante…
¿Cabe la posibilidad de una nueva reelección como Hermano Mayor o es este, simplemente,  el fin de una bonita etapa en tu vida?
En principio no cabe, además veo la alternancia como algo fundamental en este tipo de colectivos cristianos. Pero esto no es ni mucho menos el fin de una etapa, puesto que estoy obligado por muchas razones a seguir siendo un activo a disposición de mi Hermandad.
¿Qué nota le pondría su Hermano Mayor a su Hermandad respecto a los tres pilares básicos de toda Corporación cofrade: caridad, formación y culto a sus Titulares?
Si tengo que utilizar un término académico, diría que “Progresa Adecuadamente”. Hemos marcado la calle correcta para el futuro inminente y lo más bonito es que la gente ha respondido a ese guión.

¿Y si te pregunto por esa palabra tan mariana y tan romántica en el argot cofrade llamada Esperanza,  por ese futuro a medio plazo en la Hermandad?
La Esperanza que tenemos en la Junta de Gobierno que represento es que sigamos como hasta la fecha, trabajando en pro de una Hermandad que consigue los proyectos que se marca. Y, sobre todo, pido cada día porque esos jóvenes se hagan mayores y puedan llevar el timón “morao” con la responsabilidad que sus Titulares se merecen.

19 ene. 2014

TRES SIGLOS DE NAVIDAD HERENCIANA UNIDOS EN UN PORTAL

belén jubilar de Herencia
 
POR: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO
 
¿Cómo celebraría Herencia la Navidad de 1713? ¿En qué ambiente esa nueva Parroquia reuniría en torno a sí a sus fieles para celebrar el nacimiento de Jesús en aquellas frías y recónditas jornadas invernales? ¿Cómo interpretarían esos días todos aquellos herencianos hendidos por las consecuencias de una Guerra de Sucesión que acababa de tocar fin con Utrecht? Y el ambiente local, ¿estaría aún anonadado tras haber estrenado hacía apenas tres meses su nueva Parroquia? ¿Cómo estaría conformado aquel portal? ¿Qué figuras formarían parte del Belén aquel año? ¿Cómo rezarían aquellos coterráneos ante el misterio de la Navidad en el recién inaugurado Templo?
 
El Año Jubilar nos está dejando estampas inéditas, irrepetibles, románticas y, en este caso, artísticas. Tres de las imágenes con más valor estético y emocional de nuestra localidad han constituido un portal mágico que quedará grabado para los anales en una Navidad jubilar gracias al trabajo del artista herenciano Rafael Garrigós. Nuestra Señora de la Encarnación (siglo XVII), San José (siglo XVIII) y el Niño que habitualmente porta en sus brazos han sido la fusión idónea para completar una obra eterna que comenzó un gélido pero esperanzado 18 de diciembre, cuando en solemne traslado peregrinaron ambas imágenes  “en busca de posada” para “empadronarse” en la Iglesia Parroquial con motivo de su tercer centenario en una Navidad Jubilar.
 
La idea de representar con nuestras imágenes  de Gloria más antiguas el Misterio del Nacimiento nació de nuestra vivencia  junto a ellas durante el montaje de la exposición SYMBOLON. Aunque, con franqueza, he de decir que estaba en mi imaginación ya hacía tiempo, así se muestra el autor de la obra, escenógrafo y figurinista, que resaltando la enorme colaboración de las Hermandades, que han depositado su total confianza en el proyecto.
 
Las mismas se han volcado totalmente bien dejando en manos de la Parroquia a sus Titulares, como la Hermandad de “La Encarnación” y “San José”, o colaborando con su equipo de priostía, como “Los Moraos”: “La ocasión que ofrecía el Centenario y Jubileo de la Parroquia me parecía más que propicia, excepcional, y creo humildemente que muy acertada. La idea fue recibida  de forma muy positiva  y solícita, tanto por la Parroquia como por las hermandades.”
 
LA INTRÍNSECA SIMBOLOGÍA DEL “BELÉN JUBILAR”

Cada detalle de la escena desprende una fragancia especial que hace evocar, con sones barrocos, la simbología que ese estilo artístico llevaba consigo. Y es que esa “catequesis barroca” impregnada de detalles en cada rincón ha sido la protagonista de la obra: desde los regalos de los pastores a los pies del portal, la estrella  en lo alto del pasaje familiar o el  velo dorado que el Arcángel Gabriel porta entre sus manos son algunos de los elementos más señalados  de la obra.
 
Así nos la explica su autor: “El plano superior sería la parte celestial, un dosel rematado por la Estrella-Sol. No solo es la estrella cuyo resplandor guió hasta Jesús. Desde tiempos paganos, la Navidad ha sido la fiesta solar del solsticio de invierno. La fiesta astrológica del sol, con el que se identifica a la figura de Jesucristo”.  Asimismo, la figura del Arcángel Gabriel que acompaña cada Mayo a la Encarnación desde el Parque,  custodia la escena  y nos desvela  al Niño recién nacido, interpretado como “el velo del Templo y las profecías de Isaías”.
 
De este modo, el portal puede presentarse en varias partes, cada una con su toque emocional, artístico, y, sobre todo, simbólico, esencia intrínseca del barroco que en el siglo XVIII  inundaba cada rincón del entonces recién inaugurado templo herenciano: “La parte inferior sería el plano terrenal, representando las ofrendas de los pastores, los frutos  de la estación. La ofrenda humana de los trabajos y las cosechas. Han sido dispuestas a  imitación  de las naturalezas muertas del Barroco, alternando enseres cotidianos y algunos también litúrgicos como reliquias, e incensarios, simbolizando la oración y la santidad. Todo esto inspirándonos en los bodegones de significancia mística de Zurbarán, Tomás Yepes, Luis Meléndez o Sánchez Cotán”.
 
Y, como eje central del portal, las valiosas imágenes que conforman el portal, unión de los planos celeste y terrenal, según explica el propio Garrigós, “parecen haber sido creadas por la misma mano, pensadas desde un principio para estar juntas. Se nos han desvelado como por primera vez, con  su armonía  nos han sorprendido a todos. Su categoría y calidad hacen que por una vez no tengamos en absoluto que envidiar al Barroco andaluz o castellano. Con su antigüedad va su sentido sagrado, y sin él, y sin el latido esa  belleza  de siglos, todo sería sólo un mero decorado de teatro”.
 
Nos hemos hallado, por tanto, a un momento único en el que la historia se ha fusionado –gracias también al recuerdo de la propia historia- en una estampa navideña que ha vinculado lo más destacado de la obra artística que Herencia guarda para sí.
 
EL TEATRO COMO BÚSQUEDA DE LA EMOCIÓN RELIGIOSA

 Al fin y al cabo el alma de un artista acaba brotando en cualquiera de las acciones que emprenda. Ésta ha sido la tónica que Rafael Garrigós ha impuesto en la confección “jubilar” del momento bíblico: “Como en mis trabajos en el teatro, el espacio cuenta una historia con una significancia y unas claves que tratan de ser  una pequeña biografía objetual. Nuestro Nacimiento tiene  mucho de metáfora, símbolo y alegoría. Hemos recreado un envoltorio barroco como rescatado de hace 300 años”.
Sin duda que el culmen de la obra no es otro que revalorizar el potencial artístico religioso que Herencia posee a través de la devoción que las respectivas imágenes que conforman la escena navideña tienen para con la localidad. Su antigüedad, su belleza, su conexión popular con los fieles y su idiosincrasia especial hacen del proyecto la fusión idónea que la entrañable Navidad  Jubilar posee.
Poder levantar, en cierta manera, por primera vez, una escenografía mía en ese primer teatro de mi vida que para mí fue siempre la iglesia de Herencia,  ha sido para mí un verdadero regalo de Navidad y  querría también que este fuera mi regalo de Navidad para mi pueblo”. Es la reflexión de la sinceridad, de la expresividad teatral hecha culmen artístico gracias a la historia de dos barrios fundidos el “Belén Jubilar” de su Parroquia.

2 ene. 2014

54 AÑOS SIENDO NUESTRA MADRE Y PATRONA


Hoy 2 de Enero cumplimos los 54 años oficiales del patronazgo de Nuestra Madre de la Inmaculada Concepción de María. Un precioso día para acordarnos de la Madre de Herencia, visitar y rezar a la Señora que acompaña a Herencia desde sus orígenes, que desde su torre vigila y vela por este pueblo manchego.